Frutas de verano:   Cómo sus propiedades aportan a una mejor salud

Ricas en fibras, vitaminas, minerales, agua y antioxidantes, las frutas generan positivas consecuencias en el organismo humano.

Problemas de malnutrición y enfermedades no transmisibles son algunos de los problemas de salud posibles de enfrentar gracias al consumo de frutas.

Por lo menos 400 gramos de frutas recomienda la Organización Mundial de la Salud. O cinco porciones de 80 gramos indica la FAO. Un estudio realizado en diez países europeos el año 2013, señala que quienes consumen más frutas (y verduras) viven más que quienes no lo hacen.

Otras investigaciones señalan que comer las porciones adecuadas de fruta se relaciona con un menor riesgo de depresión y ansiedad; la fibra y los antioxidantes de las frutas ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares; mejora la salud intestinal, la inmunidad, la salud cardiovascular y aminora los riesgos de obesidad y cáncer.

Las ricas propiedades

Las propiedades de las frutas de temporada estival en el país como las cerezas, melones, frutillas, duraznos y sandías ofrecen, son una fuente vital de nutrientes.  Nicole Gutiérrez, ingeniera en industria alimentaria de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), destaca: “Las frutas son ricas en fibra, vitaminas, minerales, agua y antioxidantes, por lo tanto, consumirlas es vital para estar saludables”, comenta Gutiérrez.

La especialista de la UTEM detalla el perfil de los frutos más populares de esta época en nuestro país:

• Sandía y Melón: Frescura e hidratación 

La sandía contiene un 93% de agua, son ideales para mantenerse hidratado durante el verano. Debido a ese alto contenido hídrico, su aporte calórico es muy bajo. Su color rojo está dado por el licopeno, un fitoquímico con poder antioxidante, asociado a reducir levemente el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

El melón se caracteriza por tener muy pocas calorías y está compuesto con un 80% de agua, además es rico en vitaminas A y C y minerales destacando el potasio, este mineral tiene una importante función en la contracción de los músculos.

• Frutos Rojos: antioxidantes para la salud cardiovascular y prevención de enfermedades

Los frutos rojos, como arándanos, moras y frutillas, destacan por su alto contenido de antioxidantes que frenan la oxidación celular, la acción degenerativa de los radicales libres y el envejecimiento prematuro. Los polifenoles son los principales antioxidantes de la dieta, se ha reportado que su consumo puede contribuir a la salud con capacidad antiinflamatoria, vasodilatadora, antitrombótica y antihiperglucemiante. También se reportan beneficios en individuos con riesgo de desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Otra fruta popular del verano son las cerezas, que destacan por su contenido de antioxidantes, y poseen vitaminas C y E, además de hierro, potasio, magnesio, ácido fólico y fibra, este importante componente ayuda a prevenir la retención de líquidos.

Las frutillas son una efectiva fuente de vitamina C y buena fuente de ácido fólico, además aportan potasio y son ricas en fibra, lo que favorece el tránsito intestinal y aporta nutrientes esenciales. En tanto, las ciruelas rojas son una importante fuente de agua, buena fuente de vitamina C y buena fuente de betacarotenos, estos cumplen un rol fundamental con capacidad antioxidante en nuestro organismo, además se convierte en vitamina A en nuestro cuerpo, esencial para la salud de la piel, ojos, encías y cabellos.

• Durazno: hidratación y potasio para los músculos

El durazno, tiene un alto aporte de fibra dietética y bajo aporte calórico, por lo que se convierte en una fruta ideal para el control de peso. Esta fruta también aporta vitamina C y potasio, ayudando a prevenir calambres y fatiga muscular.

La especialista de la UTEM también señala que las frutas deben lavarse con abundante agua potable para reducir la contaminación biológica (bacterias, virus, parásitos) y química (pesticidas)  presentes en este tipo de alimentos: “Con una higiene adecuada se reducen considerablemente los riesgos de contraer una enfermedad de tipo alimentaria, que podría desencadenar en cuadros graves gastrointestinales”, señaló.

También se recomienda evitar su consumo en zumos, ya que al consumir el fruto aprovechamos de mejor manera la calidad de los nutrientes como la fibra y vitaminas. Al preparar jugos frutales concentramos los azúcares de la fruta, aumentando el aporte calórico. 

Frutas de temporada a precios accesibles 

Según el reporte Mejores Alimentos de Temporada de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del ministerio de Agricultura, se da una buena oportunidad para disfrutar las propiedades nutricionales de las frutas de verano.

Las cerezas y duraznos ofrecen valores mucho más accesibles en ferias libres (entre un 39 y 54% menos), brindando a la población la oportunidad de disfrutar de estos alimentos saludables a precios convenientes.

“Este verano la invitación es a que todos puedan aprovechar la abundancia de frutas que ofrece la agricultura local, no sólo por su exquisito sabor sino también por sus propiedades que aportan a la salud. Y para eso hay que considerar siempre, además, una adecuada manipulación e higiene”, finaliza Gutiérrez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *